lunes, 11 de agosto de 2014

LO QUE FUNCIONA.

Como es pertinente en estos casos, a propósito de la primera edición de mi novela “ANDANTES” (que verá la luz a principios de octubre), he tenido que hacer los trámites correspondientes para registrarla conforme a la ley (Sapi, Biblioteca Nacional, Cenal). Mi primera reacción antes de empezar la labor, fue: 1. Armarme de valor y de tolerancia 2. Hacer Tai-chi 3. Respirar a profundidad y ensayar mi mejor cara, a fin de emanar la mejor energía posible, para lo que se me avecinaba que según experiencias pasadas (en otras áreas): no era precisamente “peritas en almíbar”. No obstante, y contrario a mi “prejuicio”, todo ocurrió de la mejor manera, sobre todo con la gente de La Biblioteca Nacional (Depósito legal). Aquello fue una amabilidad y un respeto desde el primer. ¡Buenos días! (ya cuando me lo contestaron, entendí que algo ocurría) Me indicaron: qué, dónde y cómo debía hacer lo que debía hacer y en conclusión, no me quedó otra sino darme cuenta con enorme alegría: que no todo está perdido. Todavía nos queda gente con ética laboral y con un inmenso respeto hacia el otro, que a fin de cuentas, venimos siendo todos. Es por lo que después de decirles esto que estoy escribiendo a todos aquellos empleados públicos con los que me topé en el trámite, me decidí a escribir estas líneas, ya que bien sé que todos tenemos tiempo para escribir en redes y en cuanto medio hay: lo malo que somos y lo mal que nos tratamos, pero pocos o casi nadie, se toma el tiempo para resaltar lo que funciona. Y lo que funciona según lo veo yo: es la gente; aunque no sea la mayoría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada